Al norte de Catalunya, en el Bajo Ampurdán (Girona), se encuentra un pequeño rincón llamado Pals, que conserva todo su esplendor medieval. El casco historio de Palsse levanta sobre una colina rodeada de llanuras, que en su origen fue zona pantanosa para ofrecer una mejor defensa de su castillo. De hecho, esta configuración condiciona su visita, que acostumbra a hacerse en sentido ascendente. En la actualidad, el solar del castillo lo ocupa la casa de la familia Pi i Figueras, promotor de la restauración del Recinto Gótico de Pals. De factura moderna, esta casa mantiene los mismos rasgos arquitectónicos que el resto de la urbe. Calles empedradas interrumpidas por arcos de medio punto, fachadas con ventanas ojivales y balcones de piedra son los signos distintivos de Pals.

.

BLOGPero todo visitante de Pals, se detiene y admira la impresionante Torre de Las Horas, construida entre los siglos XI y XIII, un magnífico ejemplar de torre románica circular, así como la iglesia de Sant Pere, con una curiosa sucesión de estilos que van desde el románico hasta el siglo XVIII.

El punto culminante de esta ascensión es el mirador del Pedró, desde donde se pueden observar las islas Medes, el macizo del Montgrí, el Canigó y la sierra de la Albera. Además de las murallas y el trazado medieval de sus callejuelas, en Pals hay que buscar el detalle en los ventanales góticos, los arcos, los pozos, los umbrales de las puertas …

Pals es el mejor modelo para conocer el tipo de ciudad medieval que abundaba en este territorio mediterráneo. La edad media tuvo una gran importancia en las comarcas gerundenses, la historia de las cuales se ha forjado entre los pequeños condados independientes y monasterios. Son prueba los municipios amurallados, los castillos, las iglesias románicas y góticas, los palacios… Hay que remontarse al siglo IX para encontrar los primeros documentos escritos que hablan de esta población, época a la que pertenece su castillo.

Continuos enfrentamientos bélicos hicieron que durante siglos sólo se conservase la Torre del Homenaje de esta construcción defensiva. Se trata de una torre románica de planta circular levantada entre los siglos XI y XIII. Sus 15 metros de altura se asientan sobre una plataforma de roca natural, en la que también se encuentran numerosas tumbas visigóticas. Durante el siglo XV fue empleada como campanario, por lo que se la conoce como bien hemos comentado ya antes, como la Torre de las Horas.

El casco historio de Pals se levanta sobre una colina rodeada de llanuras, que en su origen fue zona pantanosa. Esta configuración condiciona su visita, que acostumbra a hacerse en sentido ascendente. Uno de los exponentes más representativos de la villa es la Torre de las Horas, un magnífico ejemplar de torre románica circular, así como la iglesia de Sant Pere, con una curiosa sucesión de estilos que van desde el románico hasta el siglo XVIII. El punto culminante de esta ascensión es el mirador del Pedró, desde donde se pueden observar las islas Medes, el macizo del Montgrí, el Canigó y la sierra de la Albera. Además de las murallas y el trazado medieval de sus callejuelas, en Pals hay que buscar el detalle en los ventanales góticos, los arcos, los pozos, los umbrales de las puertas y un amplio abanico de rincones interesantes.

Cómo llegar:

.

  • Desde Gerona se sale por la carretera local por la Carrer del Pont Major hasta la comarcal C-255 hasta enlazar con la C-66 en dirección a Palamós hasta Bisbal d’Empordà, a unos 28 de Girona. Cruzar esta localidad continuando por la C-66 hasta una glorieta, la cuarta consecutiva, a unos 5 km, donde se toma la tercera salida entrando en la GI-652. Por esta carretera se recorren unos 3,3 km, hasta otra glorieta donde se toma la carretera GI-650ª durante medio kilómetro hasta el casco urbano de Pals.
    .
  • Desde Palafrugell hay poco más de siete kilómetros y medio. Se coge la carretera C-31 en dirección a Torroella de Montgri durante casi cinco kilómetros hasta dos glorietas que dejaremos saliendo siempre por la segunda salida hasta enlazar con la GI-650ª y entrar en Pals.

.

.

Ahora queda en tu mano visitar Pals y descubrir sus calles …

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *